Noticias - 23 Mayo 2016
La actividad física en épocas de contaminación ambiental: ¿es necesaria dejarla de lado?

La gran cantidad de partículas contaminantes en el aire que se perciben cada invierno es la excusa para que muchos dejen la actividad física por temor a indisponerse. Sin embargo, las personas en Chile están enfermándose por estar quietos durante el día y no por la exposición a estos agentes ambientales.

Por: Javiera Escobar Inostroza, kinesióloga.

Ilustración: Carlos Vergara.

 

Muchas veces cuando nos acercamos a las épocas de invierno y nos encontramos en ciudades en donde la contaminación ha aumentado de forma exponencial, también nos encontramos en la incertidumbre si nos hará bien hacer actividad física, considerando que la mayoría de las personas piensa que este aire contaminado terminará dañando nuestra salud.

En parte, esto es verdad cuando tenemos pacientes crónicos, en especial, aquellos que sufren de disfunciones ventilatorias. Es cierto que exponer a sujetos lábiles a esta condición ambiental es una irresponsabilidad.

Pero qué pasa con aquellas personas que no presentan este tipo de disfunciones, aquellos cuya disfunción está ligada a la falta de actividad física. Qué pasa con aquellos niños que van a las escuelas y las únicas instancias de su diario vivir en las que realizan ejercicio se dan en ese espacio que se ve afectado por las condiciones climáticas.

En relación a esto y tras presenciar la cátedra de expertos en el área en la Jornada de la Importancia de la Actividad Física realizada en la comuna de Talca; son muchas las razones que nos invitan a mantener una vida activa.

Dentro de los presentadores, el Dr. Hernán Maureira nos planteó la idea del riesgo. El riesgo, si lo vemos en el común de los sujetos, es exponernos a condiciones adversas poniendo en juego nuestra sobrevivencia, por tanto, dentro de este contexto, es claro que muchos no se expondrán a realizar actividad física en condiciones ambientales desfavorables (por lo mencionado anteriormente).

Pero, ¿y si conocemos las dimensiones de ese riesgo? ¿Si conocemos los mecanismos a los cuales nos veremos enfrentados y percibimos que ciertos riesgos nos permiten adaptarnos frente a esas condiciones? El ejercicio es una actividad que nos permite ponernos al límite de nuestras condiciones, solo así nos permite generar cambios favorables en nuestro organismo.

La mayoría de las persona en Chile tiende a mantenerse en su condición basal, pasan el mayor parte del tiempo sentados sin exponerse a las condiciones físicas de mínimas de exigencia. Por el contrario, mientras menos cansados se sientan, mejor para ellos, pero cuando se menciona que el aire está contaminado, la población tiende a restarse de la práctica del ejercicio por temor al riesgo que pueden verse expuestos.

He aquí uno de los grandes problemas. La gente en Chile está muriendo por enfermedades cardiovasculares y crónicas no transmisibles. Los sujetos están enfermándose por estar quietos durante el día, no por la exposición a estos agentes ambientales.

El ejercicio no es solo exponernos a condiciones adversas sino que, al exponernos ante estas dificultades, permite que nuestro cuerpo se adapte y se prepara frente amenazas imprevistas. Amenazas que hoy en día son enfermedades sigilosas que se van incubando desde muy temprana edad por la escasa o nula exigencia que le hacemos a nuestro cuerpo.

¿Por qué en nuestra sociedad el ejercicio no es una prioridad? Esa otra de las interrogantes a responder. Será porque la mayoría de nosotros desconocemos los beneficios y la importancia de la actividad física. Yo particularmente creo que comprendí en su mayor complejidad esto a medida que estudie fisiología de sistemas, neurociencias, biomecánica, envejecimiento, etc. Y cada vez que me voy interiorizando de forma más específica, más creo que esta información deben tenerla a mano los niños y sus padres. En las escuelas deberían priorizarla en todo el rango etario pero, por sobre todo, deberían entregar las herramientas necesarias para que nunca se les olvide cuán vital es esta actividad y cuán necesaria es para adquirir el resto de los aprendizajes convencionales.